El Consentimiento Informado

Consentimiento informado

 

El consentimiento del paciente es un requisito previo para cualquier intervención. Sin embargo, a menudo ese consentimiento no necesita ser explícito. En la atención de urgencia, el consentimiento normalmente se presume. Para las intervenciones consideradas usuales y que es improbable que causen daño, suele considerarse que el consentimiento está implícito en las condiciones típicas. Por ejemplo, si el paciente estira su brazo se presume que indica el consentimiento para recibir ciertas intervenciones habituales. Para intervenciones más invasivas o de riesgo, siempre es necesario el consentimiento informado.

Para dar un consentimiento informado, los pacientes deben tener capacidad legal y clínica. Los profesionales de la salud que obtienen el consentimiento informado deben estar calificados para explicar los riesgos y los beneficios de la intervención y para responder preguntas apropiadas. La ley exige que los profesionales de la salud adopten medidas razonables para comunicarse de manera adecuada con los pacientes que no hablan la lengua propia o que tienen otras barreras para la comunicación.consentimiento

2 opiniones en “El Consentimiento Informado”

  1. Si nos encontramos en una situación de emergencia, asistimos a un evento y un asistente sufre una parada cardiorespiratoria; nosotros empezamos a realizar una RCP hasta que llega la ambulancia. Si ese paciente tiene orden de no reanimación, ¿cómo se gestionan estas situaciones?¿Dónde queda la voluntad del paciente si tras x tiempo finalmente se consigue reanimarlo?

  2. En un caso de emergencia, en el que el paciente sufre una parada nosotros debemos empezar a hacer RCP hasta que llega la ambulancia. En casos en los que el paciente tiene una orden de no-reanimación, ¿cómo se gestionaría esa situación? ¿Qué pasa si finalmente se reanima al paciente y queda con secuelas?

Responder a Marina Cañellas Cancelar respuesta